Meteoritos, Cuerpos Menores y Ciencias Planetarias . CSIC-IEEC

Este grupo de investigación del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) trabaja en la caracterización y el análisis de todo tipo de meteoritos, con particular énfasis en aquellos más primitivos (condritas) que nos permiten profundizar en las fases iniciales de la formación planetaria y también sobre los procesos físico-químicos ocurridos durante la evolución de sus cuerpos progenitores. El grupo está integrado por el Dr. Josep M. Trigo-Rodríguez (P.I., científico titular CSIC-IEEC), el investigador a tiempo completo Prof. Dr. José M. Madiedo de las Universidades de Huelva y Sevilla, los investigadores a media jornada Prof. Dr. Jacinto Alonso-Azcárate de la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM) y la Dr. Mar Tapia del Institut d’Estudis Geofísics Eduard Fontseré (IEC), así como el doctorando Carles E. Moyano-Cambero (CSIC-IEEC). Nuestros estudios se basan en la caracterización por diferentes técnicas (SEM, EDX, TEM, micro-Raman, ICP-MS, etc...) de los minerales y principales componentes que forman los meteoritos para así profundizar en las propiedades físico-químicas de formación y procesado de los cuerpos menores del Sistema Solar: cometas, asteroides y meteoroides. Con estos estudios buscamos encontrar nuevas claves sobre los materiales que forman los discos protoplanetarios y acerca de los procesos físicos dominantes en las primeras fases de acreción planetaria. Esto incluye el enriquecimiento en agua y materia orgánica de la Tierra o la formación de las primeras atmósferas dado que los meteoritos son agregados representativos de los componentes primigenios que formaron el sistema solar y particularmente ricos en elementos volátiles. El grupo también está estudiando acondritas de origen lunar o marciano para conocer mejor la física del transporte a la Tierra y los procesos de choque que alteran algunos de sus minerales. Asimismo, se hacen seguimientos del comportamiento fotométrico de cometas y asteroides a fin de profundizar en los procesos físico-químicos que tienen lugar en sus interiores. De manera complementaria a los estudios de meteoritos estamos actualmente monitorizando la entrada de meteoros y bolas de fuego en base a 25 estaciones CCD y vídeo repartidas por la Península Ibérica que conforman la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos (SPMN). Desde esas estaciones obtenemos imágenes estereoscópicas de las bolas de fuego que permiten reconstruir sus trayectorias y así obtener datos valiosos sobre las propiedades físicas y las órbitas de los meteoroides que alcanzan la Tierra. Estas partículas proporcionan información adicional sobre la estructura y las propiedades de los llamados "cuerpos menores", además de claves esenciales sobre las fuentes de meteoritos y de Objetos Próximos a la Tierra (NEOs). El estudio de estos bólidos permite obtener información dinámica sobre estas partículas y, en casos favorables, identificar sus cuerpos progenitores. Además, el análisis preciso de sus trayectorias luminosas al atravesar la atmósfera permite conocer sus composición química (por espectroscopia de emisión) o responder cuestiones claves sobre la posible supervivencia de meteoritos en aquellos eventos que profundizan ostensiblemente en la atmósfera. De hecho, en el marco de esta red de investigación recuperamos las últimas caídas de meteoritos en España: Villalbeto de la Peña (2004) y Puerto Lápice (2007).



primera

Dcha. El bólido de Villalbeto de la Peña rivalizando en pleno día con la luminosidad de la Luna (María M. Robles). Izda. La órbita heliocéntrica en el Sistema Solar deducida para el meteorito Villalbeto de la Peña en base a la precisa calibración de un vídeo y de varias fotografías de esa caída meteorítica ocurrida el 4 de enero de 2004 (Josep M. Trigo/CSIC-IEEC).





imagen2

Una sección delgada de la condrita ordinaria L6 Villalbeto de la Peña vista al microscopio petrográfico en luz reflejada (izda.) y transmitida (dcha.). Los granos metálicos y los cóndrulos son particularmente visibles combinando ambas imágenes (Josep M. Trigo/CSIC-IEEC).





image3

La condrita carbonácea CR rica en amoníaco GRA 95229 de la NASA vista al microscopio petrográfico. Varios cóndrulos de naturaleza vítrea aparecen rodeados de una fina matriz orgánica rica en amoníaco y en la que aparecen granos metálicos. (Josep M. Trigo/ CSIC-IEEC).





Artículos Relevantes